Lagos y Tormentas

El ex-presidente chileno Ricardo Lagos logró lo que pocos mandatarios en la región: dejó el poder con un alto índice de más de 60% de popularidad. Con el deseo oculto de descubrir cómo hace un mandatario para no caer en desgracia, conversamos con él sobre el tenso momento de la región, la demanda presentada por Perú ante la Corte de la Haya, el crecimiento económico y el juicio a Fujimori. (Entrevista de Paul Alonso, publicada en la revista Dedo Medio, # 7, Lima, Perú, marzo, 2008

A pesar de haber despachado desde La Moneda, a Lagos lo quieren en Chile: The Clinic, la crítica y leída revista satírica de Santiago, le dedicó una edición especial al final del mandato en cuya portada aparecía Lagos vestido de rey, con cetro y corona. También lo quieren fuera de Chile. Y es que Lagos, emblemático político de la Concertación, debe ser uno de los políticos de izquierda más sentado a la derecha. O como ironizó el poeta Nicanor Parra: “la izquierda y la derecha unidas, jamás serán vencidas”.

El gobierno de Lagos no sólo se caracterizó por la firma de tratados de libre comercio con Estados Unidos, China y la Unión Europea y por concretar reformas iniciadas luego de la dictadura de Pinochet, sino también por sendos casos de corrupción en la clase dirigente. A pesar de esto, el destacado economista—autor del clásico sesentero La Concentración del Poder Económico—le dejó alta la valla a una Bachelet que no termina de “concertar” una agrupación política perceptiblemente desgastada.

Lagos pasó por la Universidad de Texas en Austin para dar una charla sobre las izquierdas latinoamericanas titulada What does the left do right? Aunque coleguitas chilenos nos ganaron la primicia—que apareció en la portada del diario La Tercera: “Lagos apoya lucha contra FARC y dice que conflicto es entre Ecuador y Colombia”—aquí nuestro diálogo con él.

¿Cuál es su posición con respecto a la incursión de Colombia en territorio ecuatoriano que culminó con la muerte de uno de los cabecillas de las FARC?

Los eventos en Ecuador fueron una situación de guerrilla. Ha sido importante la resolución de la OEA, para entender que no se puede aceptar la violación de la frontera de un país vecino y armar una comisión que investigue las circunstancias que rodearon el hecho. El presidente Chávez señaló su molestia por la intromisión, pero el conflicto es entre Ecuador y Colombia. Sin embargo, el tema pendiente es la guerrilla en un país hermano, cómo este país hermano enfrenta la guerrilla, y cómo todos colaboramos para que tenga éxito.

¿Cree que la actual tensión en la región va a promover una mayor militarización, como la que ha desarrollado Chile decididamente en las última décadas?

No creo que haya una escalada militar en la región, pero lo que sí realmente me preocupa es que si Colombia falla va a significar un problema para todos. Por lo tanto, Uribe debería tener el apoyo de los otros países latinoamericanos en torno a la lucha contra las FARC. Pero no debiera haber una escalada militar a partir de esto.

A pesar de las buenas relaciones económicas entre Perú y Chile, ¿le parece que la demanda peruana ante la Corte de la Haya sobre la frontera marítima ha estancado las relaciones políticas?

Me parece que el presidente García y la presidenta Bachelet han optado por decir que esto siga el curso judicial, pero que no afecte las relaciones entre ambos países. El presidente García es un buen amigo nuestro, un buen amigo de Chile. Estuve con él hace unos meses atrás en Lima. No creo que los asuntos comerciales, políticos o culturales deban afectarse por este hecho. Creo que son muchas más las cosas que nos unen que las que nos pueden separar.

Entonces, ¿le parece bien la manera en que la Cancillería chilena ha manejado el asunto, pues ha sido algo criticada?

La verdad es que no estoy haciendo muchas observaciones sobre lo que está sucediendo en el quehacer cotidiano en Chile. No me parece que sea apropiado.

Perú está en un momento de crecimiento económico, como le sucedió a Chile. ¿Cómo manejar esta supuesta bonanza con políticas sociales?

América Latina en general está en un buen momento económico. Hace muchos años que AL no tenía un crecimiento sostenido de más de 4% y el Perú mucho más que eso. Esto es una gran responsabilidad. El ingreso por habitante ha crecido 20% en los últimos cinco años. Entonces, hay que garantizar que ese 20% llegue a distintos sectores, que haya una mejoría real en la población. Este me parece que es el evento más importante y el más difícil. Cuando hay desencanto en la región es porque no hay políticas dirigidas a llegar a todos los sectores. Entonces aparecen populismos que a largo plazo no funcionan. Lo que funciona es el trabajo duro y constante. Y al mismo tiempo, focalizar bien lo que se va a hacer, los gastos.

Como ex-mandatario de un país que sufrió una dictadura tan cruel como la de Pinochet, ¿cómo ve el juicio a Fujimori?

No lo he seguido de cerca. Tengo entendido que él va a ser juzgado por los delitos que la Corte Suprema de Chile consideró para su extradición. No me cabe duda que los tribunales peruanos van a fallar de acuerdo a derecho. El poder ejecutivo tiene que respetar esa decisión, como corresponde en una democracia bien consolidada. Esperemos que esto no traiga otro tipo de dificultades.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s