Hilda Lizarazu: “Van a recibir una dosis de alta musicalidad”

Fue corista de Charly García entre 1987-1993. Compartieron giras interminables y participó en discos esenciales como “Cómo conseguir chicas” (1989) y “Filosofía barata y zapatos de goma (1990)”. Dejó la banda para dedicarse a su grupo Man Ray. Ahora, viene ensayando a diario con Charly y acompaña su regreso junto a Fabián Von Quintiero (teclados) y el Negro García López (guitarra), compañeros de antaño. Hablamos con Hilda Lizarazu en Argentina. (Entrevista de Paul Alonso publicada en la revista Dedomedio, septiembre, 2009)


¿Por qué Charly escogió Lima para iniciar su vuelta a los escenarios e inaugurar esta nueva etapa?

Tiene muy buenos recuerdos de Lima. Es un lugar amistoso y amigo. Después de los episodios aquí en la Argentina, creo que él quería empezar desde un lugar limítrofe para ir reencontrándose con el público. Perú es el lugar adecuado para ir de regreso.

¿Cómo han sido los ensayos con Charly?
Estuvimos ensayando durante dos meses a diario. La banda está sonando increíblemente bien. Musicalmente, desde mi lugar de voces y coros, hemos tenido ensayos memorables y muy emocionantes, porque hay una música increíble que este señor tiene guardada en su interior. Hemos tenido un descanso de 15 días. Esta última semana de agosto retomamos los ensayos para estar listos y salir al ruedo.

¿Cuál es el repertorio de lo que se viene?
Es un repertorio de unos 30 temas. Un recorrido por su vasta trayectoria de estos 30 años de música. Es una elección de Charly pasar por todas las etapas, como una gran retrospectiva. Es una obra con mucho contenido y armonía, unas canciones del pop rock que son maravillosas. Para mí es un honor acompañar este regreso

¿Cuál es el principal enfoque musical que están trabajando? ¿Se relaciona con la actitud actual de Charly?
Charly está concentrado más que nada en trabajar con los arreglos originales de los temas. Entonces, todas las canciones contienen una motivación especial. Muchas de sus letras son reflejos de esa persona que está “buscando un símbolo de paz” y tratando de no vivir las agonías del pasado. Hay canciones muy bellas como “Canción de dos por tres”, que tienen frases que dan sentido a lo que él es ahora. Y lo ayudan a seguir adelante, luchandola, tratando de concentrarse principalmente en lo maravilloso que es hacer música y entregársela a la gente en vivo.

Fuiste corista de Charly entre 1987-1993 y participaste en sus discos “Cómo conseguir chicas” (1989) y “Filosofía barata y zapatos de goma (1990)”. ¿Qué recuerdos tienes de ese periodo?
Tengo hermosos recuerdos musicales. Tuve la suerte de poder acompañar a Charly en las primeras giras hacia Latinoamérica y Estados Unidos. La gente lo recibía con mucha alegría y pude vivenciar esos estadios colmados. Esos años estábamos con una banda muy ensayada también, que es el 50 por ciento de la actual banda. Con esta nueva formación, me reencontré con Fabián Von Quintiero y el Negro García López. Es como una reunión de amigos que somos como familia. Pero en aquella época yo tenía otra edad. Para mí era hacer el sueño realidad: salir de gira con el número uno de la Argentina y del resto de Latinoamérica.

¿Cómo fue después tu relación con Charly?
Siempre nos mantuvimos en contacto. No constante, porque cada uno tenía su vida y sus historias musicales. Yo estuve tocando con Man Ray (el grupo que lideraba) por 12 años. Siempre hubo alguna que otra intervención. Charly me invitó a ir a Perú quizá el año 95 o 96. Yo ya me había ido de la banda, pero me invitaron y fui a la Feria en Lima. Después, nos seguimos cruzando en recitales, pero algo distante.

Para alguien que compartió escena con Charly en épocas alocadas y extremas, ¿cómo lo contrapones con el Charly de ahora?
Es una decisión conciente de Charly dar un giro. Está luchandola para salir del lugar que transitó por más de una década. Desde la búsqueda de la locura y de extrema libertad a un lugar como de mayor conciencia. En algún momento hay que cambiar la sintonía porque sino terminás en un lugar que no es el que uno quiere. Pero igual todos vamos a terminar en el mismo lugar. Sólo que hay diferentes formas de partir.

¿Qué se puede esperar de este nuevo Charly en rehabilitación?
Lo que van a recibir es una dosis de alta musicalidad y de buenas canciones de rock en español. Para mí, es tan simple como eso: escuchar un buen recital, donde los arreglos están buenos, los acordes son profundos y las letras confluyen por la búsqueda de la poesía. Yo no identificaría más que lo simple y maravilloso que es poder lograr una buena canción. Y eso está y seguirá estando en Charly. Es un gran compositor que está volviendo de una situación de auto-descontrol, tratando de reencontrar un camino donde la composición, la canción y la música te puedan llevar a un lugar mejor.

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s