Maldita Vecindad: “La música es el último reducto del ser humano”

Contestatarios, inconformes, comprometidos, anti-sistema, pachucos de la Ciudad de México que abren las puertas de su quinto patio. Después de 10 años de silencio, Maldita Vecindad tiene disco nuevo: “Circular Colectivo” es el grito independiente de unos mexicanos con sensibilidad global. Concentra los 25 años de experiencia de esta banda pionera en el rock fusión (junto a los Fabulosos Cadillacs y Mano Negra). La Maldita ha dejado temas clásicos como “Mojado”, “Un poco de sangre”, “Cocodrilo”, “Pachuco” y “Un Gran Circo”. Hablamos con Roco (voz), Pato (guitarra) y Sax (saxofón) sobre este regreso del rock mestizo. (Entrevista de Paul Alonso publicada en la revista Dedomedio, abril, 2010)

Circular Colectivo es una potente combinación de géneros en contacto con la cultura popular de México y sus historias callejeras. ¿Qué más trae de particular este disco?

Roco: Son diez años en que construimos toda nuestra infraestructura para poder lanzar este disco totalmente independiente. Trae de nuevo que es Maldita Vecindad siglo veintiuno. El disco es totalmente producido por nosotros, absolutamente dueños de nuestro patrimonio autoral. Son las mismas músicas que estábamos profundizando, pero ahora llevándolas a diferentes lugares: el ska, el reggae, el son, la cumbia, la música popular mexicana. También Circular Colectivo es una muestra de nuestro andar en estos 25 años como banda. Es una visión actual de lo que siempre hemos sido. Músicas nuevas de raíces antiguas. Desde el barrio de la Ciudad de México viendo al mundo. Compartiendo a Pérez Prado y a James Brown al mismo tiempo. A Bob Marley, Los Tigres del Norte y a Fela Kuti.

¿Por qué se demoraron diez años en sacar un disco nuevo?

Pato: Durante todo ese tiempo estuvimos bastantes activos. Hicimos giras, presentaciones en todo Latinoamérica, visitamos Perú, Estados Unidos, Europa. A nivel discográfico participamos en distintos tributos—José José, Los Tigres del Norte, y el último fue a Tin Tan—y en algunos sound tracks. Mientras tocábamos, estuvimos componiendo y grabando este disco independiente. El resultado es fantástico. Así que estuvo mejor la espera. Y como dijo Juan Gabriel: gracias por esperar.

En el tema “Fut callejero, pura diversión”, uno de los más difundidos del disco, hablan del fútbol. ¿Qué tanto se parece (o no) la industria del fútbol a la del rock?

Sax: Se parecen en términos de industria. Es comercio. Pero en sus formas originarias, la música y el fútbol se parecen en que ambas son juego. Un juego en el que todos participamos, una terapia colectiva. Y esta base es lo más rico. Lo importante del fútbol es agarrar a tus cuates, ir a la calle y jugar en el llano o en el barrio. Con ese mismo espíritu nosotros comenzamos a hacer música y seguimos con esa idea.

Pato: También creo que es el reflejo de que en la actualidad los valores humanos más esenciales—la música, el compartir, las emociones, el mismo amor—ya todo te lo quieren vender. Esos valores tienen que generar dinero. Los jugadores de fútbol más parecen anuncios que deportistas. Y aunque hacemos esta crítica, a nosotros nos gusta mucho el fútbol. Pero lo que nos interesa es la raíz primitiva: el simple acto de jugar.

En “Sur del sur” se refieren al tema de la inmigración de latinos en Estados Unidos. ¿Cómo creen que el gobierno de Obama debería tratar este tema?

Roco: Hemos hablado varias veces del tema de la inmigración. En “Sur del Sur” queremos dejar el testimonio de las marchas, de los primeros de mayo del 2006 y 2007, cuando millones de seres humanos salieron a las calles a exigir el reconocimiento pleno de sus derechos como trabajadores internacionales. Pero nosotros no esperamos nada de los gobiernos. Sabemos que la fuerza del cambio y la transformación está en la gente. A ellos les hicimos esta canción. A los millones que rompieron el miedo, la represión, las redadas, y todo el sistema que los quiere ignorar. Salieron y dijeron: miren, somos millones de todo Latinoamérica y aquí estamos, no se pueden seguir haciendo tontos. En esta gente está la fuerza y el cambio.

“Corrida para Digna Ochoa” habla del asesinato de la defensora de derechos humanos Digna Ochoa. ¿Qué tan presente está la violencia en México y cómo se refleja en la cultura popular?

Roco: La violencia está presente en el sistema de Estado, en la represión que se hace de las organizaciones sociales, en la criminalización de la juventud, y hasta en la exaltación del fanatismo en el deporte. Creo que hay una violencia intrínseca en este sistema neoliberal que puede destruirlo todo a raíz de la máxima ganancia. Este sistema está lleno de una violencia despiadada. La cultura popular de México refleja de una manera creativa esa violencia que se vive cotidianamente. Pero la cultura popular de México no es violenta. Es como cuando hablan de los narcocorridos y dicen que son violentos. Violento es que descabecen a 50 personas en Ciudad Juárez. No que unos músicos dejen el testimonio en su corrido de lo que pasa.

Hace poco tocaron en el Festival de la Resistencia, organizado en apoyo a distintos movimientos sociales de México. ¿Qué tanto compromiso político mantiene Maldita Vecindad y cómo ha cambiado en estos 25 años de existencia?

Pato: Cada uno de nosotros tiene una opinión particular, una postura política. Pero como grupo todos creemos que otro mundo es posible. Un mundo que retome el mandato del pueblo. Como decían los Zapatistas: mandar obedeciendo. Los gobernantes fueron elegidos democráticamente en sus países y la gente tiene la facultad de poder decidir si siguen o no de acuerdo a los resultados. En ese sentido, creemos en el poder del pueblo, en la horizontalidad a todos los niveles. Pero el mundo en que vivimos está diciendo otra cosa: la monopolización de los medios de producción, de las ideas, y su distribución en los medios de comunicación. Mientras no haya un rompimiento de la mediocracia, no vamos a vivir una real democracia, porque la verdad está tergiversada, está manipulada. No puede ser que en México, que es un reflejo de Latinoamérica, exista el hombre más rico del mundo. Cómo puede eso ser posible en un país con tantas desigualdades. Es la falta de las mismas oportunidades para todos.

Roco: Ahorita, como dice el Pato, no es que tengamos una postura política. No es un asunto de ideologías como antes, de izquierda o de anarquismo. Lo que defendemos son los elementos esenciales del ser humano en el mundo entero. Este sistema está destruyendo toda la vida, privatizando el agua, los transgénicos en los alimentos, manipulación mediática, represión, armas de todo tipo. Defendemos la libertad, la posibilidad de gozo, la posibilidad de estar informado con la verdad, la posibilidad de tener medios que reflejen lo que pensamos. Así que para nosotros ya no es un asunto político, es algo profundamente humano. Y la música es el último reducto que tienen los seres humanos para expresarse y comunicarse a nivel mundial. No sólo con las ideas, sino también con el corazón, con el sentimiento.

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s