Ana Tijoux: “Chile es una prostituta más de Latinoamérica”

Es un icono del hip hop chileno. Hija de exiliados, nació en Francia durante la dictadura de Pinochet. Regresó a Santiago a los 13 años y se encontró con un Chile repleto de traumas. Fue la voz de Makiza, una banda que marcó la escena. Ha tocado con Los Tres, Julieta Venegas, Bajo Fondo, Control Machete y su música ha sido recomendada por Thom Yorke, de Radiohead. Hablamos con Ana Tijoux sobre terremotos, crisis creativas, arte dadaísta, y sobre una trayectoria que se consolida en “1977”, su último y celebrado disco de corte íntimo y clásico. (Entrevista de Paul Alonso, publicada en la revista Dedomedio, octubre, 2010)

En “1977”, tu último disco, hay un corte muy personal y autobiográfico. Hablas de tu niñez en Francia. ¿Cómo fueron estos años?

Yo nací en Francia y me fui a Chile ya adolescente. Así que más que recuerdo es parte de mi educación y mi visión de vida. Francia me ha dejado una gran cantidad de culturas con las que he compartido. Mis propios compañeros del colegio eran hijos de marroquíes o como yo, que nacieron en Francia, pero eran hijos de padres extranjeros, inmigrantes por razones económicas o políticas. Y sientes una simbiosis de cercanía por las vivencias y las contradicciones. Soy francesa, tengo pasaporte, pero mi cara no es de francesa, hablo francés perfecto y hablo mal el idioma de mis padres. Ese es el punto de contradicción que me dejó Francia, al igual que conocer el hip hop, un género musical en el que todos los que teníamos ese conflicto nos sentíamos identificados. Ese es el legado que me dejó Francia.

Tus padres fueron exiliados durante la dictadura de Pinochet. ¿Cómo fue llegar a Santiago a los 13 años?

Fue complicado. Porque la visión que uno tiene de un país es diferente, es la que te cuentan tus padres, como de película, muy idealizada, súper de imágenes, collage, cuentos, música. Concretizar esa imagen, hacerla real y vivirlo fue súper chocante. No era como me lo imaginaba. Además, era un país que salía de una dictadura muy larga y traía muchos dolores y muchas penas; tenía una mochila muy pesada. Yo venía de un país del primer mundo, donde estudiar y la salud es gratis. Llegar a un país donde es mejor no enfermarse o no se puede ir a la universidad fue chocante y muy duro. Reconocerme como chilena tomó mucho tiempo, pasaron años.

Fuiste voz de la banda de hip hop Makiza, una banda creada por hijos del exilio. ¿cómo experimentaron el periodo de la transición democrática en Santiago?

Makiza fue un grupo bastante interesante en ese sentido. Éramos todos hijos de exiliados retornados y la temática de las canciones hablaba de eso—las contradicciones, el reencuentro con el país. Y nos escucharon muchos hip-hoperos, pero también otra gente. Fue muy cross-over. Tuvimos muy buenas críticas y comentarios de músicos que eran como de nuestra infancia. Pero también tocamos con Los Tres, que eran otra onda. En ese sentido fue súper interesante como proceso histórico, cultural y musical. Como que Makiza reunió varias cosas intermedias.

¿Qué te parece que este periodo liderado por la Concertación de alguna manera termine simbólicamente con la entrada de Piñera?

Tengo muchos puntos contradictorios con la Concertación. Después de la dictadura, mucha gente esperaba que en Chile cambiaran cosas de fondo, como educación, salud, cosas básicas. Pero finalmente, con la Concertación, Chile siguió teniendo una política de libre mercado, en la cual estudiar o tener buena asistencia médica es un lujo o te endeudas hasta los 50 años. Entonces, te podría hablar desde un punto de vista romántico: ‘Entró la Derecha. Qué terrible’. Pero mucha gente que vive en los barrios se pregunta: ¿cuál es el cambio si para mí no hay futuro igual? Yo creo que el triunfo de Piñera es porque hay una profunda decepción en la gente que esperaba cambios profundos; pero Chile sigue siendo una niñita de Estados Unidos y Europa, en la cual se venden bosques, se puede excavar para ver si hay oro… Que haya ganado Piñera no es gratuito; es una respuesta del pueblo. Para mí, Chile ha seguido siendo una prostituta más de Latinoamérica. Todo cambio radical va a ser intenso, pero Chile necesita cambios radicales.

La tragedia del terremoto en Chile dejó ver muchos conflictos sociales del país que se escondían bajo la imagen promocionada de un Chile de primer mundo. ¿Cómo engancha tu música con estas fisuras sociales?

A Chile yo siempre lo he visto como un país extremadamente extraño. Es largo como una salchicha; tiene el desierto más seco del mundo y también Polo Sur. Es un país bipolar. Y yo también me veo así. Es decir, a mí me gusta el género hip hop pero vivo en Latinoamérica y para mucha gente esto es contradictorio. Pero ahora el hip hop es un fenómeno socio cultural y musical con el que la gente se siente identificada: es una tierra de nadie y una tierra de todos, en la cual todos se reúnen en el hambre de decir ciertas cosas: una temática de Latinoamérica. Es una escena grande en varios países—Cuba, Bolivia, Argentina, Uruguay. El hip hop es cada vez más grande porque todos hablamos el mismo lenguaje, aunque es una música que no suena en radio. Yo estoy en un punto intermedio, pero la mayoría de mis amigos no suenan en radio, no aparecen en prensa y son la gente mas vista en My Space. ¿Cómo lo explicas? Son cosas que no pasan por los medios comunes y corrientes.

Pero tú eres bastante popular en Chile…

Como sueno en radio, me contratan y necesito el dinero para vivir. Pero por otro lado toco en cosas de barrio, por las cuales cobro nada. Eso se llama movimiento de dinero: voy a lugares que no me interesan tanto pero vivo de eso; y voy a otros lugares donde lo paso increíble, me quedo hasta tarde y le dan sentido a lo que uno hace. Esa es la manera en la cual me muevo y es súper cómoda. Me ha pasado que he tenido que tocar para cuicos (pitucos) y me dicen ‘me encanta tu música’ y una sabe que está hablando con un facho y que el huevón no entiende nada de lo que estoy cantando, pero a la vez le caes bien. También pasa que la gente de dinero siempre termina copiando estilos musicales del barrio, porque no tienen estilo, y en el barrio a pesar de la pobreza y los problemas, hay un hambre cultural tan grande y finalmente es ahí donde nacen los movimientos musicales interesantes. La gente de dinero siempre termina adoptando los modismos del barrio; necesitan códigos de identificaciones sociales que les hagan sentir ‘yo también soy parte de eso, pero no soy parte de eso’.

La escena del rap y el hip hop tienden a ser principalmente masculinas. ¿Cómo entra una mujer en esta escena?

A mí el discurso feminista de ‘somos mujeres sufridas’ me hincha un poco las pelotas. Creo que yo era la primera mujer que hacía free style en Chile. Pero cuando haces un buen rap, da lo mismo si hay una vagina o un pene detrás. Si es bueno, es bueno. Y le crees o no lo crees. Sobre el escenario, le crees que está para cagar, que tiene pena, que tiene rabia. Puede ser mujer u hombre. Lo que sí, ahora hay un aumento de mujeres jóvenes en la escena. Por lo menos en Chile, cada vez hay más niñas de 14, 15 o 16, que son súper buenas, con mucha fuerza. A las primeras fiestas que yo iba eran tres mujeres, y 300 hombres. Pero eso ha cambiado.

Tu disco anterior, Kaos (2007), fue criticado por algunos por ser muy pop, y dijiste que estabas desencantada con el rap. ¿De qué se trataba este desencanto?

Tuve una pésima experiencia con un sello. Me congelaron un disco que no podía sacar y además estaba viviendo un momento súper intenso. Yo tengo un hijo y entonces pensé: ¡¿que cresta hago?! Vivo de la música y no tengo otra forma de vivir. Entonces, Kaos fue un disco que armé en dos meses, súper rápido. Dije: voy ha hacer un disco ahora que me funcione, un disco popero. Y de hecho me gusta Kaos, porque, a pesar de todo, funcionó igual, me dio de comer y hasta tuvo tres nominaciones en MTV (no gané ninguna pero da lo mismo). También me permitió matar al icono hip hop. Siempre fui hip hop y tengo mucho cariño por la escena, pero también fue como: ‘váyanse todos a la mierda un poco’. A veces la gente no lo entiende, pero a mí me encanta lo dadaísta. Siempre me pareció súper interesante eso de matarse un poco, mandarme a mí misma a la mierda, porque los dogmas me cansan. Kaos era un disco que yo necesitaba hacer porque necesitaba vivir.

En la canción “Crisis de MC’s”, de 1977, hablas de la frustración del compositor, del artista frente a la palabra. ¿Cómo enfrentas tú estas crisis?

Las vivo a pleno. Me parece que las crisis son lo más interesante que le puede pasar a uno. En términos de reestructuración, recuestionamiento y replanteamiento respecto a quién eres, a dónde quieres ir, cómo quieres ir, con quién quieres ir. Antes me asustaba, pero ahora las vivo plenamente. Además, hacer free style es como la mezcla perfecta entre la música y la palabra. Es como rimar con música, pero no eres músico ni eres cantante. Es una tierra de nadie en la cual eres autodidacta. Entonces, “Crisis de MC’s” habla del camino del autodidacta. En el hip hop hay mucha actitud como ‘yo soy fuerte’ o seguro de mí mismo, pero la mayoría de los MC’s que conozco son súper inseguros en su vida cotidiana. Por eso, fue un tema dedicado a mis amigos y a mí misma, ese punto de contradicción que es muy bello, como el punto perfecto de la humanidad, el creador tan inseguro y tan seguro a la vez.

Es un acto poético que traspasa al hip hop.

Cuando yo veo a un poeta recitar y me gusta mucho una letra digo: ‘ese huevón es rapero’. Y el primer rapero que escuché fue Chico Buarque, porque cuando escuché “Construcción” me pareció la construcción perfecta de una canción. Habré tenido ocho o nueve años. Fue la primera vez que escuché un texto que me dejo así, quise hacer rap sin saberlo. Pensé ‘quiero escribir, quiero tocar esa fibra tan extraña’.

1 comentario

Archivado bajo Entrevistas

Una respuesta a “Ana Tijoux: “Chile es una prostituta más de Latinoamérica”

  1. Paul Smith

    He leído tu novela: me persiguen.
    Ya he terminado de escribir dos obras y no sé si conoces a alguien que me pueda a ayudar a poder publicarlas. De verdad tengo muchos deseos de poder hacer ese gran sueño realidad.
    Espero me puedas dar una respuesta cualquiera esta fuera.

    Paul Smith

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s